Fantasmas

Desde que tengo memoria, siempre había visto a los fantasmas como un recurso perfecto para tener miedo y sentirnos vivos, pero solo era eso, un medio para conseguir un fin, como la existencia de Dios o la venganza del Karma. Nunca pensé que de verdad existieran, y que yo, tonta de mí, me convertiría en uno de ellos. 

Ruido

Solo podía oír su respiración agitada dentro del casco. "Uno, dos, tres...", contaba mentalmente mientras se formaba un débil vaho en el cristal que molestaba un poco su visión.

Brujas

Amarré a Ventisca de la empuñadora, miré los ojos de aquella bestia a la que una vez llamé hijo, y en un alarde de humanidad, se dejó morir ante mi filo. 

Acuné su cuerpo y acaricié su rostro como cuando era niño. Después del entierro, escondí mi cara de la Inquisición, y caminando sola buscando un refugio, lloré por mis hijos, por mis hermanas... por el fin de la magia.

La brevedad del amor

Juraría que no hubo historia de amor más corta y más esperpéntica, que la que voy a escribir ahora mismo en esta carta: yo estoy enamorada de ti aunque sé que tú no, y a pesar de todo aquí me tienes, a punto de convertirnos en tragicomedia.