De mentira

Sábanas, persianas bajadas y soledad. Todo se ha desvanecido con el paso de los minutos.

Llega la primera bocanada de aire, y por fin los pulmones se liberan de los cristales rotos. La sensación de paz es perfecta, y aún así nada funciona, soy de mentira por dentro. 

A veces en estos momentos sobran hasta las letras, y sin poder plasmar nada en la hoja de papel de mi cerebro, cojo los auriculares, cierro los ojos, e intento alejarme de mis miedos. 

Será mejor que suba el volumen. 

2 comentarios:

  1. bonita reflexión y magnífica manera de poder liberar la mente, escribiendo.
    Un daluso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerme siempre. Me encanta teneros por aquí, os adoro.

      Eliminar