Brujas

Amarré a Ventisca de la empuñadora, miré los ojos de aquella bestia a la que una vez llamé hijo, y en un alarde de humanidad, se dejó morir ante mi filo. 

Acuné su cuerpo y acaricié su rostro como cuando era niño. Después del entierro, escondí mi cara de la Inquisición, y caminando sola buscando un refugio, lloré por mis hijos, por mis hermanas... por el fin de la magia.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Seamos seguidores

Cómo el feminismo me jodió la vida

Cinder