Infierno

Derrama sangre los labios que juraron causar placer en la febril carne.

Cae del cuello el último aliento entre motas de algodón,
que alimentándose de pasión,
llega al final convirtiendo la lujuria en verso. 

Jugar con fuego quema,
y él precisamente era todo lo contrario al cielo. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Seamos seguidores

Cinder

La historia de Ashe