El mismo camino

Con la sensación de estar descolocada por dentro, sabía que eso solo era el principio de un viaje ya conocido, que no tenía retorno, y que a veces le resultaría bastante dificultoso.

Era algo cansado, se sentía perdedora de vete tú a saber qué, y fallándose un poco, entregó el ticket al revisor, esperando que esa vez estuviera del todo preparada. 

Sentada en el frío vagón, sintió miedo, el tren comenzó a caer hacia el abismo, y tiñéndose todo de oscuros recuerdos, quiso volver hacia la comodidad de la mentira. 

No había duda, era el mismo camino, pero en el fondo, ella era totalmente distinta.

Comentarios

  1. -¡Espera, Viento!
    Fayna extendió la mano para retenerlo, pero fue en vano. Viento se había marchado.
    Bajo aquella luna licántropa, sus ojos claros se clavaban en el horizonte.
    -Viento... -musitó, dejando en manos de su pensamiento las demás palabras-.
    ¿Cuándo había tornado tal belleza de mundo en un lugar inhóspito y hostil? ¿Acaso no lo eran todo las palabras? Entonces, ¿cómo podía serlo el silencio?
    Jugueteando con el cuaderno que sostenía entre sus brazos, lanzó un profundo suspiro al aire y volvió a sumirse en su mundo interior. Mientras le suspiraba al tiempo, una tímida brisa jugaba a llevarse su cabello en el vuelo, justo antes de desvanecerse y dejar paso a la quietud de la noche.
    Cada loco con su tema, dicen. No obstante, el tema es cada uno de los locos.

    De repente, Fayna reaccionó cual autómata entrelazando sus dedos con la pluma invisible que Viento le había regalado tiempo atrás. Vaciló un momento antes de abrir su cuaderno. Sabía que, en cuanto lo hiciera, se embarcaría en un viaje que nunca terminaría. Un viaje donde el silencio es voz, y la voz, un eco que reverbera en cada tramo, en cada tripulante, en cada pequeño trazo propio de la vida.



    Mi felicitación de año nuevo, aunque pobre, para alguien que cuando escucha el mundo, escribe, y viceversa. 2016 ecos de progreso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es nada pobre, en realidad me has hecho uno de los regalos más preciosos, que me han hecho nunca. Muchas gracias por comentar mi blog y conocerme tan bien (Muy pocas personas saben mi obsesión por Fayna y el rol en vivo) Tu anonimato, me hace verte de una forma muy misteriosa. Gracias y feliz 2016 con más retraso aún.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Seamos seguidores

Cinder

La historia de Ashe