¿Cómo se baila?

A veces me doy cuenta de que me he olvidado cómo se baila.

Estamos tan absortos en nuestro mundo que no somos conscientes de lo abrumados que están los demás en los suyos. Vamos apretados en el metro sacando uñas y dientes, fingiendo que no nos quedamos dormidos a pesar de levantarnos todos los días a las seis de la mañana. Cada uno mira al infinito del vagón, perdido en su mundo herido o cicatrizado, sin reparar que en un futuro no muy lejano seremos simples cenizas. 

Sí, soy consciente de que ya no bailo como antes, que no me quedo perpleja mirando el recorrido de mi falda con las varias vueltas sin sentido que me hacían tan feliz cuando era una cría.

A veces me doy cuenta de que me he olvidado cómo se baila, y me da tanto miedo, que el terror impide que me ponga a dar vueltas. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Besos de nadie

Los espejos venecianos