Entradas

Mostrando entradas de junio, 2018

Las cosas del querer

Imagen
¿Quién dijo que querer es fácil? El que se atreva, que tire la primera piedra.
Un libro ilustrado que nos hace reír y nos invita a reflexionar.
Las cosas del quererno son solo aquellas que hacen referencia a los amores de todo tipo, sino también las que se ocupan de los deseos que toda mujer pueda albergar en su interior. Porque a veces lo que queremos empieza por un no, otras por un sí, y porque en ocasiones desearíamos no tener que satisfacer tantas necesidades, propias o ajenas.
Las cosas del quereres un libro divertido y sincero en el que la ilustradora Flavita Banana, sirviéndose de un personaje femenino que, como todos los suyos, derrocha carácter, fuerza y sentido del humor, se ríe de los tópicos y pone en cuestión algunas de las ideas que tenemos de nosotras mismas.


¡Buenas ecobloguerxs! Hoy os traigo una reseña un tanto corta de un libro bastante interesante.
En Las cosas del querer, vamos a toparnos con la recopilación de varias viñetas de una gran ilustradora que es bastante c…

Café

Me despierto con esas ansias de escribir y de comerme las letras, de reconciliarme con la escritura, de volver a nacer. Me sabe mal el café y eso que he dormido poco, me siento sola en una habitación diminuta pero a la vez demasiado grande.
Dicen que es arte y yo siento envidia de no poder alcanzar ni siquiera un reconocimiento de intento. Me hundo en el cristal de la ventana fingiendo ser libre mientras veo a los otros seguir caminos impuestos con risas que tañen. 
Mi cuerpo me pide que pare, no es capaz de continuar con mi osadía. Yo giro mis ojos al espejo y sigo escrutando mi poesía imperfecta. 
Según ellos soy una ñoña, jamás podré reconciliarme con el mundo, jamás podré reconciliarme conmigo misma. Esta vez el espejo me devuelve una mirada menos sombría y ocurre: podría haber algo de amor en mí.
Mientras bebo el café frío miro la flor sin jarrón, no puedo evitar concienciarme de que la gente que me amaba dejó de existir. Puede que en el fondo me sienta huérfana y lo único que h…