Paseo por la zona oscura


En esta obra el autor, a modo de paseo, pretende adentrarse con calma en la que denomina zona oscura del cáncer, por lo nueva y desconocida de la misma. A lo largo del libro nos narra cómo llevar consigo los daños colaterales de superar la enfermedad y la espada de Damócles en constante amenaza de caer de nuevo.
¡Buenas ecobloguerxs! Hoy os traigo una nueva reseña también relacionada con la poesía, os adelanto que no me gustó tanto como el libro anterior.

Con este poemario, nos ponemos en la piel de todas esas personas que han padecido cáncer o se encuentran en el proceso de superación. A lo lago de las hojas, trata temas muy dolorosos como el hecho de tener que observar la muerte o el miedo que supone tener una recaída. 

Son versos muy duros, y es que muchas veces la verdad está acompañada de este sentimiento. Cada página es un golpe de realidad, y me parece un libro increíble para empatizar y comprender lo que puede llegar a ser enfermar de cáncer. 

La calidad de los poemas no es muy buena, muchas veces hay rimas fáciles y últimamente parece que los escritores actuales rompen un poco con ese ritmo, aún así, los poemas son sencillos y se pueden comprender con claridad, y eso es algo que aprecio mucho dentro de este mundo. También, al lado de los poemas, el autor ha puesto unos dibujos relacionados con las plantas y la naturaleza que parecen realizados por él mismo (estos detalles me encantan).

Entre todos los poemas, uno se ha convertido en mi favorito, y sobre todo por cómo comienzan sus versos:

<<Al borde siempre 
de la gruta de la entrada al infierno,
esta vez más cerca;
se precipita mi cuerpo enfermo 
a las llamas eternas del averno>>

Recomiendo este libro a todas aquellas personas que necesiten un poco de comprensión y se encuentren en esta tesitura. Muchas veces para estar animados lo único que necesitamos es que nos escuchen y nos entiendan, y considero que este poemario puede ser curativo en este sentido, pero he de decir que por su dureza no sé si a todo el mundo le gustaría escuchar lo que ya se dice todo el rato (si queréis desconectar alejaros de estos versos). También lo recomiendo a aquellos que deseen empatizar y les encanten leer verdades.

Marcelino García Chavida, (III Marqués de Caleras), nace un 14 de Febrero de 1953 en Madrid. Cursa estudios de bachiller en el Colegio Nuestra Señora del Pino (hoy inexistente) y ya en tercero de bachiller escribe e ilustra un libro relacionado con un tema que le apasiona: la biología, más concretamente, la zoología. Ese libro queda en poder del colegio y en memoria de un segundo que queda a medias con motivos de botánica. Es por lo que las ilustraciones del Paseo por la zona oscura son flores y plantas, plantas con flores que ni siquiera existen.


💙💙💙💙


Muchas gracias por haberme leído, espero que os haya gustado.

Nos vemos en la siguiente entrada, un beso con mucho eco.

Comentarios

  1. Holaaa
    Yo no soy de poesía la verdad sea dicha, pero este tema ya difícil de tratar en narrativa no imagino la complicado que puede llegar a ser en este género. Me has dejado sorprendida, por el momento lo apunto en posible.s
    Un salud❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerme, es un gustazo tenerte por aquí, ¡un saludo! :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Besos de nadie

La historia de Ashe