Fantasmas

Desde que tengo memoria, siempre había visto a los fantasmas como un recurso perfecto para tener miedo y sentirnos vivos, pero solo era eso, un medio para conseguir un fin, como la existencia de Dios o la venganza del Karma. Nunca pensé que de verdad existieran, y que yo, tonta de mí, me convertiría en uno de ellos. 

Puede que os pille de sorpresa, pero todo lo que os he dicho es cierto, los fantasmas existimos. Vivimos entre vosotros y deambulamos por grandes ciudades o por pueblos desolados. No somos incorpóreos, no estamos muertos del todo, y realizamos los mismo hábitos que los demás: estudiamos, trabajamos, comemos, follamos... En fin, seguramente hayáis teniendo el placer de conocer a uno de los nuestros, y no os hayáis dado cuenta que en realidad no está vivo. 

Si sois de esas personas que siempre habéis querido tener un encuentro paranomal estilo película, siento decepcionaros, pero si todavía estáis dispuestos a conocernos a pesar de que no haya ouijas de por medio, puedo daros unas pautas para que seáis capaces de distinguirnos entre la multitud, ya que es un poco complicado:

  • No somos incorpóreos, pero solemos pasar desapercibidos: indigentes, tímidos, madres, niños...
  • Aunque realizamos los mismos hábitos que los vivos, a veces no comemos o no descansamos porque no lo necesitamos. Estamos bastante ocupados pensando en nuestra muerte en vida.
  • Lo más importante, siempre hay algo que nos ata a un lugar, a un acontecimiento, a una persona... Suele ser la causa de que nos hayamos convertido en un fantasma.
  • No solemos vivir en el presente, simplemente sobrevivimos, y estamos deseando pasar al lado que nos corresponde (el de la muerte).
  • No asustamos, en realidad nosotros somos los que vivimos con miedo, y es que es muy difícil aceptar que aunque estemos vivos, también estamos muertos. 
  • Hay muy pocos fantasmas que hayan conseguido revivir. Para poder volver a la vida, hay que enfrentarse a lo que nos ata, y eso siempre es algo complicado, pues nuestra existencia reside en ese malestar, y el despegarse de tu realidad, puede ser una tarea demasiado difícil de llevar a cabo.

Estos son solo algunos de los puntos que nos definen, pero lo más importante en todo este asunto, es que después de descubrirnos no nos molestéis, pues si seguimos con vosotros, es porque en el fondo deseamos volver a la vida, y no nos ayudaría que os metierais de por medio.

Disfrutar de vuestra existencia, nunca se sabe si formaréis parte de nuestras filas, vivir vosotros que podéis, y por si no coincidimos en este absurdo mundo, os deseo lo mejor hasta que nos veamos al otro lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario