Leer demasiado

  -¿Sabes? Hoy he visto una cerradura sin llave.

  +¿Y eso qué significa? 

  -Que la cerradura se va a tener que apañar sola de una vez por todas.

La Tienda de Horas

Fue a la tienda que tanto le habían recomendado, porque según sus fuentes, era el establecimiento perfecto para ella.

Oscuridad

La piedra pesada me empuja hacia el suelo,
los pies me comienzan a arder.
¡Qué ironía qué sea invierno y se me abrase la piel!

Pesadilla

Tenebrosas llamas azules
  muerden recostadas bajo los pliegues de la almohada.
Noto una mano en el cuello
y unas uñas que se clavan.

Vaciar el mar con un dedal

Tenía un dedal en la mano y ante mí sólo había un mar inmenso. Miles de personas sonrientes en la orilla de la playa cogían su dedal e intentaban vaciar el agua de ese sin fin de olas. No pude evitar fijarme en que sus dedales eran distintos: unos eran lujosos (hechos de oro, plata y miles de piedras preciosas), otros eran sencillos (hechos de madera o resina), algunos eran pobres (hechos de papel, barro, o tela), y otros sencillamente estaban decorados (con falsas piedras, pintados de falso oro y de falsa plata) Lo que no comprendía era el porqué de mi dedal: este era frío, aspero, de oxidado acero, y me hacía entristecer con sólo mirarlo.

Invisible batalla

Me gustaría poder plasmar tu vida en un lienzo para encontrar el momento exacto en el que comenzaste a ser una extraña.

Cúando dejamos de querer

Hacía tiempo que no podía concentrarme ni en las tareas más sencillas. Dormir era un suplicio, y el amanecer se me antojaba como si se tratase de un castigo. Toda mi mente giraba alrededor de una eterna pregunta a la que no podía responder: ¿Cuándo dejamos de amar a una persona?