Hacia dónde fue

Hacia dónde fue, dime,
hacia dónde fue la utopía,
por un momento llegué a vislumbrar su horizonte,
¡Dime! ¿¡Dónde la escondes!? ¡No es tuya ni mía!
Hacia dónde fue, dime,
hacia dónde fue la utopía.
 

Hace tiempo que no la he visto pasear,
no he conseguido volverme a fijar en sus ojos,
deseo con fervor volverla a ver.
Dime por favor, ¿Dónde ha ido?
sólo soy una simple persona que no conoce su nombre.
¿Dónde estará ella? ¿Sabrá de mi existencia?
Por favor, no hagas que no me oyes.

Me desespera, ¿Oyes?, 
me desespera.
Su sabor debe ser muy dulce,
de esa miel que a cualquiera altera. 

Si el silencio se hiciera texto,
si pudiera recirtarle poemas,
sé que se hubiera parado
a escuchar los deseos que me queman. 

Hacia dónde fue, dime,
hacia dónde fue la utopía.
Hace tiempo que no la he visto...
¡Malditas palabras que recluí ese fatídico día!


2 comentarios:

  1. Hacia dónde fue, clamas,
    la remilgada utopía,
    ¿hacia dónde fue,
    que dejó en ti la huella
    de una amarga realidad?

    Hace tiempo que la llamas
    con la inocencia del infante
    que por ilusión creía
    que no era sino aquella
    la clave de la errónea libertad.
    Escucha solo un instante
    del silencio del relojero
    y sabrás que, lisonjero,
    el tiempo se hace palabra
    y prisión del pensamiento.

    Si te digo que no miento
    no me creerás, pero dime
    si no es el verso el deseo
    de lo que el alma exime
    cuando aún condena su voleteo
    esta mente vigía,
    siempre pendiente de una utopía
    que dice no tener nombre.

    Qué ciega, qué sorda,
    tan lejana para el hombre
    como su hermana empatía.
    Qué bello sería
    saber hacia dónde, hacia dónde fue,
    sin la inquietud que desborda
    la duda más pura, tuya y mía...



    No he conseguido mejor contestación. Mala sinapsis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso. Gracias por haberme leído otras vez y haber sacado tiempo para "continuar" la entrada. Espero volverte a ver pronto.

      Eliminar