Futuro visitante

Esta carta va dirigida a mi futuro visitante, por favor sino es usted, le ruego que deje seguir este sobre su camino, es importante que llegue en el tiempo y lugar indicado, no vaya a ser que usted sea el inadecuado, y no tenga nada que aportarme.


x/xx/xxxx


¡Buenas futuro visitante ¡Bienvenido a mi hogar!:

Como podrá observar, mi casa de cristal está un poco desordenada y sus cimientos algo rotos, pero no se preocupe, llevo años apañándome con esta frágil estructura que es más resistente que lo que puede aparentar a primera vista. 

Siéntese, a partir de ahora ésta es su segunda casa. Le haré un hueco en una de mis innumerables salas, pero ojo, usted sólo estará de paso por lo que le tocará una habitación de visitante... de su ausencia ya me encargaré luego, las siluetas invisibles siempre acaban dormitando en las habitaciones inamovibles. 

Como podrá apreciar, en el exterior de mi hogar siempre está lloviendo, es algo en lo que insistí bastante cuando construían mi casa: o se me regalaba lluvia, o no pagaba. Por supuesto el arquitecto hizo lo imposible para conseguirlo, y no sabe usted lo que me alegro, una no puede deambular melancólica por su hogar si no le acompañan los sonidos de la lluvia. 

Si lo que quiere es perderse, dispongo de dos lugares extraordinarios: El primero es la biblioteca, donde tiene el derecho de poder disfrutar de todos mis libros, el segundo es el bosque frondoso, se puede acceder a él por la puerta de atrás. Es un lugar en el que siempre es de noche, por eso le recomiendo no ir solo si no es muy valiente, puede encontrarse con mis fantasmas del pasado o con pequeños lagos llenos de historias, y aquellos que sufren de cobardía, se les puede afligir el alma de un susto. 

Hay una sala a la que le prohíbo entrar, y es aquella que se encuentra en lo alto de las escaleras. Allí vive mi sombra, y no le recomiendo que abra la puerta de la habitación bajo ningún concepto, la última vez aquel ser destrozó prácticamente todo mi hogar, fue duro volver a construir todo lo que tenía desde cero... Vaya, parece nervioso, ¿está preocupado? No tema, conseguí hace algún tiempo domar a la bestia que allí habita, eso sí, si quiere disfrutar de un largo periodo de tiempo en mi hogar, debe entender mis cambios de humor. Es complicado y muy cansado estar pendiente de esa sombra todo los días de mi vida, espero que lo comprenda.  

Hasta aquí la presentación, las llaves las tiene en este sobre, espero que pronto me dé las suyas cuando se sienta preparado. Y antes de despedirme, que sepa que me alegrará compartir con usted las nuevas vivencias que están al caer. Por cierto, se me olvidaba, hay algo importante que debe entender: esta casa es mía y de nadie más, simplemente la comparto con usted, no quiero que la modifique a su gusto, y si intenta cambiarla sin mi permiso, será expulsado inmediatamente. Mi casa es libre, pero pertenece a la libertad que goza su dueña.

Un cordial saludo, y un fuerte beso.

Te quiere, tu futura visitante. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario