¡Por ahí se acerca él!

Arde el cielo,
las lluvias son cenizas,
la llama mata a la risa,
y por fuego, amanecer.

El gris muere,
la oscuridad se apaga,
las jarcias desanudan al barco de plata,
y la noche, se vuelve a romper. 

Abrasa el silencio al alma,
mariposas en el estómago se deshacen en papel.
La tinta calma la espesura,
las musas despiertan y se ponen en pie.

¡Qué enciendan la bobina!, 
¡por ahí se acerca él!
¡Admitamos río de oro qué estoy enamorada!
¿¡Me ha visto!? ¿¡Me está mirando!?
¡Los tambores ya están sonando!
¡La sangre va en tropel!


Comentarios

Entradas populares de este blog

Seamos seguidores

Cinder

La historia de Ashe