Cambios

Temer a los cambios es algo absurdo y erróneo ya que nos van a acompañar durante toda la vida. ¿Sabéis? A día de hoy agradezco mis actuales cambios.
 

Siempre he sido una persona con miedo al futuro, me gustaba estar encerrada en mis libros donde terceras personas se tenían que enfrentar a ese entramado nudo donde nada era lo que parecía, y así, podía huir del mio propio. Ahora me río, mi niña de quince años estaría orgullosa de lo que soy capaz de hacer y de lo que apenas ya me está afectando. Os puedo asegurar que el nudo de mi historia en este presente soy yo, porque PAREZCO LO QUE NO SOY, es algo que siempre me ha sucedido y me ha divertido, además nunca sé lo que esperar de mi persona, y doy fe de que es algo bastante peculiar. 

Ya veintiún años, bien cumplidos, bien merecidos y cogidos con bastantes ganas. Son pocos años para tener mucho aprendido, pero mi tortuoso y PERFECTO camino (que no cambiaría por nada del mundo) me ha demostrado lo que ahora voy a compartir con vosotros: No es oro todo lo que reluce, la gente sabe muy bien como regalarte los oídos si quieren algo a cambio, el victimismo consigue mucho más que la voluntad y el coraje, no dejes de hacer lo que te gusta pase lo que pase, vaciar el mar con un dedal es absurdo, los bueno de los malos días es que siempre acaban, nunca y siempre son sólo conceptos, rendirse es el método más usual y común de la vida de muchas personas, no pierdas el tiempo, y sobre todo, no seas lo que no eres porque a tu modo eres jodidamente perfecto. 

Y así, con un chute de optimismo en forma de mensaje agresivo (Yuhuuuu, espero que nadie me haya metido nada en mi copa), me despido de todas las personas que han estado ahí siempre, que van a estar y que se han ido, porque sintiéndolo mucho, y le duela a quien le duela, soy una persona que sabe que odiar o tener rencor hacia alguien no le va a traer nada bueno (Sólo hay que ver que desde hace algún tiempo soy capaz de dormir por las noches sin remordimientos).

Hasta otra ecobloguerxs. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Seamos seguidores

Cinder

La historia de Ashe