Hasta nunca siempre, hasta siempre nunca.

Rompía sus pensamientos el confuso caos del siempre,
vivía aflorando el nunca,
su miedo significaba no comprender.
Trazos invisibles volaban en las rizadas nubes
y cuando sus pies tocaban el suelo,
al revés se ponía la tierra.
Tenía que vivir el instante para comprender el presente
mas no era capaz pues sus labios se llenaban de miel
 y su mente de deseos
...

¿Cúando podía alcanzar su objetivo?
¿Cuándo iba a aprender que no hay patrones en lo sueños?

...

No hay matemática eficiente y capaz de agarrar el siempre,
no hay regla imperativa para eliminar el nunca,
su miedo arraigaba en el extinguido fuego,
en las ahora cenizas.
Crujen las láminas de los dibujos
y rompe el pincel su melancolía.
Con la monotonía se miente,
con sus pensamientos hechos maraña...
ella...
se engaña.

...

Hasta nunca siempre,
hasta siempre nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario