¿Qué estamos haciendo? ¿Qué estamos permitiendo?

Sí, os pregunto: ¿Qué estamos haciendo? ¿Qué estamos permitiendo?

Hace unos segundos estaba navegando por esta gran red tejida por la araña Google, y decidí tonta de mí, ver nuevos títulos y libros para poder disfrutar de una amena lectura navideña antes de volver otra vez a las clases. ¡Ay desgraciada de mí, qué me paseé por el apartado de literatura juvenil!

La pregunta que precede a esta frase va dirigida a todas las editoriales y a todos esos escritores de este tipo de literatura: ¿En serio? ¿Es una broma o todo esto va en serio? ¿¡En qué cojones estáis pensando!? 

La palabra para describir la literatura juvenil, especialmente dirigida a las mujeres jóvenes es... insulsa. Insulsa como ella sola, que cansancio tengo de la típica protagonista torpe, que no sabe ni pronunciar su nombre sin que se cague encima. Da mucha pena, es muy patética y ridícula, pero inexplicablemente llama la atención, así que por favor ecobloguer@s míos, explicarme cómo una mujer (bueno mejor dicho una cría), que no es capaz ni de ponerse los zapatos en el pie correcto llama la atención a los arquetípicos personajes del guapo, del feo, del inteligente, del mejor amigo casi novio pero no, del que limpia el baño, y hasta del personaje random que no tiene nada que ver en la novela y que aparece en un solo párrafo en toda la historia. No, que alguien me lo explique (o me pego un tiro aquí mismo), es que no llego a comprenderlo.  

Lo peor es que además de que todos los personajes con pene (porque historias entre dos vaginas o dos penes pueden dar embolia cerebral a los pobres adolescentes por lo que tengo entendido), vayan detrás de la protagonista sosa y terriblemente aburrida, es que ésta es capaz de sin hacer nada (porque es su puto don, no hacer nada), conseguir al chico inalcanzable, dios griego hecho carne y bajado desde el mismísimo paraíso, ese gran hombre de tres pelos en el pecho (porque siguen siendo críos), que es perseguido  y acosado el pobrecito mío por miles de mujeres, y no le queda otro remedio que acostarse con todas ellas, porque además de ser jodidamente único y maravilloso, tiene tan buen corazón que se folla a todas para no hacer daño a nadie. Vale lo sé, rezumo violencia y agresividad por todos los rincones de mi cuerpo, pero por favor, es que no aguanto esta puta mierda, porque es una mierda.

Vamos a ver, hay adolescentes que gracias a Dios saben que estas historias no valen ni de papel higiénico, pero, ¡ay amigos! ¿¡Y el porcentaje restante qué nos falta!? Madre mía, a mí sí que me va a dar hoy una embolia. Porque si mujeres del mundo, hay chicas como vosotras a las que las gustan los ideales románticos estos que son, como describirlos, ¿basura?

Todos estos ideales románticos son aprendidos y enseñados desde que una niña viene a este bendito mundo caótico. No es suficiente que haya campañas contra estas gilipolleces sino que encima las educamos como la princesa de la torre que espera a que venga el príncipe (el príncipe que puede tener durante toda la historia un desliz con la bruja ya que las mujeres somos malas. ¡Pobre caballero de armadura brillante que fue embaucado por las triquiñuelas del pecado carnal! Por cierto, a todo esto, la princesa, mientras el caballero le echa un casquete a la malvada bruja, se guarda pura y casta para el príncipe que está poniendo a la mala de la película mirando a Cuenca, porque claro, es el hombre de su vida y ella todo se lo perdona.)

En serio estoy muy cansada. Sí, sé que hay libros geniales de literatura juvenil (cuidado que no me meta en las novelas adultas de ahora porque tendría para rato también), pero es que la mayoría de los libros que hay ahora son copias de las copias, que traen mensajes muy negativos a las mujeres y a los hombres. Que a estas alturas estemos todavía con la misma mierda es increíble. Sé que las sociedades cambian muy despacio, que el patriarcado cultural español (y de la mayoría de los países), no va a desaparecer de la noche a la mañana, pero por favor, ¿qué la mayoría de la literatura dirigida a futuras mujeres sea esta no os da que pensar? Debería ser al contrario, debería verse un avance en todo esto... Sí, hemos avanzado, pero al parecer visto lo visto es más simbólico que otra cosa.

Hay chicas que ven normal tener que mentir para poder estar en un determinado grupo (el grupo "guay". Ya está, darme un segundo, aquí viene la embolia) Hay jóvenes que ven comportamientos en sus parejas normales cuando están imponiendo en ellas un control, hay hombres que están asumiendo que tienen un rol de protector y que les van a tener que partir la cara por la novia (eres un hombre y por lo tanto debes cuidarla, mimarla, protegerla, hacerla tuya contra el escritorio de tu habitación y si no te ha gustado, no llamarla nunca), y que si no tienen pareja, lo mejor que pueden hacer es acostarse con las brujas hasta encontrar la princesa pura y casta del cuento (para mimarla, cuidarla, protegerla y hacerla tuya contra el escritorio, la pared, la encimera de la cocina... y así hasta que lo de pura y casta sea un chiste). ¿Es qué soy la única de este puñetero mundo qué se da cuenta de estas cosas? ¿Es qué no sois capaces de poneros de forma crítica ante estas situaciones?

Ni todas las mujeres somos brujas o princesas, ni todos los hombres unos fracasados (madre, pobre de aquel que no se come una rosca o no quiere liarse con una bruja... a la hoguera con ellos) o unos dioses griegos. Basta, de verdad, parar con esto. Lo mejor que podemos hacer es dejar de comprar este tipo de literatura (¿Literatura? Pura mierda) y concienciar a la persona que tenemos al lado que no es capaz de ver la cosas de manera analítica para que no acepte estos roles. No quiero una sociedad con a mujeres que no sepan sacarse las castañas del fuego ni a hombres buscando una armadura que les vaya al dedo, no quiero que todo esto continúe, y por ello os pido desde aquí que comencéis a cambiar vosotros para poder cambiar al resto del mundo. Si vuestra sobrina, sobrino, primo, prima, amigo, amiga (cualquiera vale) os pide un libro de estos, o queríais comprarles este tipo de libros porque es su (¡Oh dios mío lo voy a decir!) género favorito (Dios mio, esto es un suplicio. Me ha dolido) para estas Navidades, intentar darle una oportunidad a esos libros que de verdad merecen la pena leer para darles una buena literatura a la persona a la que se lo estáis regalando (amor, eso es amor del bueno) 

Y para finalizar quiero responder a mis propias preguntas, esas de las que no sabíais el tema, las que están en lo alto de todo (¿Os acordáis? ¿Habéis visto que mágica soy? Juego con vuestras mentes). Porque amigos, no estamos haciendo nada y estamos permitiendo que toda esta mierda continúe. Gracias por dedicarme un poco de vuestro tiempo navideño.

Intentar darle una oportunidad a otro tipo de libros que de verdad merezcan la pena leer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario